Apoyo a los huertos escolares ecológicos

Proyecto dirigido a  los alumnos del tercer ciclo de primaria (5º y 6º), donde se han atendiendo a un total de 9 colegios con 18 cursos y 415 alumnos. El proyecto se ha ejecutado en los seis municipios de la isla.
El proyecto “ECO-EDUCA: APOYO A LOS HUERTOS ESCOLARES” tuvo lugar entre los meses de Noviembre de 2010 y  Mayo de 2011. Entre sus  principales actividades  destacan:

  • Divulgación de las actuaciones realizadas desde el proyecto a través de notas de prensa a los diferentes medios de comunicación, folletos informativos, cartelería, página web de Aderlan, etc.
  • Talleres y dinámicas donde los alumnos aprendan a producir alimentos sanos, y como deben emplearlos en una nutrición adecuada mejorando su dieta y cambiando sus hábitos de alimentación.
  • Diseño de material (planos, fichas, juegos, ficheros, carteles publicitarios, talleres,…)
  • Prácticas realizadas en los huertos escolares.
  • Actividades de sensibilización y de respeto hacia el Medio Ambiente Natural. Mejorando la educación medioambiental y el desarrollo individual y social de cada niño, construyendo la base para que adquieran actitudes y comportamientos favorables hacia el medio ambiente.
  • Visitas a agricultores y ganaderos ecológicos registrados en el CRAE.
  • El trabajo realizado directamente con los alumnos se dividió en cinco unidades didácticas:

 
UNIDAD 1: “Acercándonos al mundo de la agricultura”
UNIDAD 2: “Conociendo los tipos de cultivo, necesidades y cuidados”
UNIDAD 3: “Hortalizas, aprendiendo a alimentarnos”
UNIDAD 4:”Agricultura ecológica, sus beneficios”
UNIDAD 5:”Cuidando nuestro entorno

La iniciativa de llevar a cabo este proyecto en los centros educativos ha sido calificada de forma muy positiva
A nivel general, el profesorado está bastante satisfecho con el trabajo realizado en el aula. Los contenidos y las actividades programados han resultado gratificantes, así como adaptadas al nivel curricular del alumnado. Del mismo modo, consideran que las sesiones han estado bien organizadas y dirigidas al alumnado, lo cual influye de forma positiva en la recepción de los contenidos en los niños y niñas. Por otro lado, el profesorado califica de manera positiva la participación de los alumnos y las alumnas en las sesiones, así como la metodología empleada con ellos, ya que se propicia un aprendizaje significativo donde estos son partícipes de su propio proceso de enseñanza-aprendizaje. Por tanto, los métodos y materiales utilizados han sido considerados adecuados y atractivos.